Gonzalez Sierra Asesores SL - C/Pintor Aurelio Arteta 1, Bilbao - 944733935 - 609483086

Síguenos en: Facebook y Twitter

Novedades para autónomos y PYMES en 2019

Este año 2019 trae importantes novedades para el colectivo de autónomos y pymes, especialmente en aquello relacionado con la cotización al RETA. Así, desde el 1 de enero de 2019 las cotizaciones llevan asociadas mayores coberturas sociales para las personas trabajadoras autónomas, a la vez que la base de cotización se incrementa.

1. Cotización a la Seguridad Social por cuenta propia (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos – RETA)

Cuota de autónomos 2019

A finales de 2018, el Gobierno, en ausencia aún de Presupuestos Generales para 2019, aprobaba el aumento del 1,25% de la base mínima de cotización de autónomos junto a un tipo de cotización del 30% que incluye nuevas coberturas sociales.

De esta manera la base mínima de cotización para el autónomo pasa de los 932,70 euros de 2018 a 944,40 euros a partir del 1 de enero de 2019. Aplicados los nuevos tipos de cotización, este incrementos suponen una subida conjunta de casi 5 euros mensuales, en concepto de cuota de autónomos que se sitúa en 283,3 euros al mes en 2019.

Así, junto al incremento de las bases de cotización, este aumento es consecuencia de la subida del tipo de cotización que aumenta del 29,8% al 30% incluyendo las prestaciones por contingencias profesionales, cese de actividad y formación que se añade a las contingencias comunes, las cuales eran hasta ahora las únicas obligatorias en la cotización del autónomo.

Los tipos de cotización, a partir del 1 de enero de 2019, son los siguientes:

Tipo Contingencias Comunes

28,30 por ciento

Tipo Contingencias Profesionales

0,90 por ciento

Tipo Cese de Actividad

0,70 por ciento

Tipo Formación Profesional

0,10 por ciento

En base a estas cotizaciones, las nuevas coberturas sociales van a permitir al trabajador autónomo las siguientes acciones:

  • Cobrar la prestación por accidente de trabajo o enfermedad profesional desde el primer día en que curse baja.
  • Dejar de pagar cuota de autónomos a partir del segundo mes de baja por Incapacidad Temporal y hasta el momento de alta.
  • Acceder a la formación continua bonificada a través de la Fundación Estatal para la Formación para el Empleo (pendiente de regularse este procedimiento).
  • Mayor acceso a la prestación por cese de actividad cuya duración aumenta de 12 a 24 meses.

Limitaciones a la cotización a autónomos según la edad

En función de la edad del trabajador autónomo, existen una serie de limitaciones a la hora de escoger la base de cotización. Las principales son las siguientes:

Base Mínima euros/mes

944,40 €/mes

Base Máxima euros/mes

4.070,10 €/mes

Base de Cotización menores de 47 años ó con 47 años.

Trabajadores que a partir del 01/01/2019, este día inclusive, sean menores de 47 años podrán elegir entre los límites de las bases mínima y máxima.

Igual elección podrán efectuar los trabajadores que en esa fecha tengan una edad de 47 años y su base de cotización en el mes de diciembre de 2018 haya sido igual o superior a 2.052,00 euros o causen alta en este Régimen Especial con posterioridad a esta fecha.

Trabajadores que a partir de 01/01/2019, este día inclusive, tengan 47 años, si su base de cotización fuera inferior a 2.052,00 euros/mes no podrán elegir una base de cuantía superior a 2.052,00 euros/mes, salvo que hubieran ejercitado su opción en tal sentido antes del 30 de junio de 2019, produciendo efectos a partir del 1 de julio del mismo año.

Base de Cotización 48 ó más años de edad.

Trabajadores que a partir de 01/01/2019, este día inclusive, tengan cumplida la edad de 48 o más años, la base de cotización estará comprendida entre las cuantías de 1.018,50 y 2.077,80 euros/mes.

Si la última base de cotización acreditada hubiera sido superior a 2.052,00 euros/ mes, se habrá de cotizar por una base comprendida entre 944,40 euros/mes y el importe de aquella incrementado en un 7%, con el tope de la base máxima de cotización.

Base de Cotización 48 ó 49 años de edad.

Trabajadores que a 01/01/2019 tenían 48 o 49 años, si la última base de cotización acreditada hubiera sido superior a 2.052,00 euros/mes podrán optar por una base de cotización comprendida entre 944,40 euros/mes y el importe de aquélla incrementado en un 7%, con el tope de la base máxima de cotización.

Base de Cotización 48 ó más años de edad con 5 ó más años cotizados antes de los 50 años.

Si la última base de cotización hubiera sido inferior o igual a 2.052,00 euros/mes, habrán de cotizar por una base comprendida entre 944,40 y 2.077,80 euros/mes.

Si la última base de cotización acreditada hubiera sido superior a 2.052,00 euros/mes, se habrá de cotizar por una base comprendida entre 944,40 euros/mes, y el importe de aquélla incrementado en un 7%, con el tope de la base máxima de cotización.

Aumento de los tipos de cotización de los autónomos hasta 2021

El aumento de 2019 tendrá continuidad en los próximos años. Así, el incremento del tipo de cotización será paulatino durante los próximos años. El tipo de cotización escalará hasta el 30,3% en 2020 y al 30,6% en 2021.

Cuota de autónomos societario en 2019

La cotización del autónomo societario también experimenta incrementos desde el 1 de enero de 2019. La base mínima se sitúa en 1.214,08 euros, lo que supone un incremento de la cuota de 7,22 euros mensuales y 86,64 euros al año que deja una cuota de autónomo societario de 364,22 euros.

Tarifa plana: se mantiene, pero se encarece

Los trabajadores por cuenta propia que a 31 de diciembre de 2018 se estuvieran aplicando la llamada tarifa plana, deberán cotizar obligatoriamente a partir de dicha fecha por contingencias profesionales, no así por cese de actividad ni por formación profesional.

No obstante, aquellos trabajadores que a 31 de diciembre de 2018 tuviesen la cobertura de la protección por cese de actividad continuarán con la misma. En este caso deberá cotizarse obligatoriamente también por Formación Profesional.

En el caso de nuevos autónomos a partir del 1 de enero de 2019 que hubiesen optado por la base mínima de cotización, durante los 12 primeros meses inmediatamente siguientes a la fecha de efectos del alta dicha cotización consistirá en una cuota única mensual de 60 euros, que comprenderá tanto las contingencias comunes como las contingencias profesionales.

Además, en el ámbito de la conciliación laboral, la tarifa plana deja otra importante novedad. Las trabajadoras autónomas tendrán acceso a la tarifa plana de un año en los dos años posteriores a la baja por maternidad sin necesidad de cesar previamente la actividad, tal y como se requería hasta ahora.

2. Cotización a la Seguridad Social por cuenta ajena (Régimen General de la Seguridad Social – RGSS)

Subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI)

El Gobierno ha aprobado situar el Salario Mínimo Interprofesional para 2019 en 900 euros, lo que supone un incremento del 22% respecto al de 2018 (735,90 euros).

Esta subida afecta a la base mínima de cotización de los trabajadores en Régimen General que ha pasado de los 856,60 euros vigentes en 2018 a 1.050 euros en 2019, un incremento que afectará directamente aquellos autónomos y pymes con trabajadores contratados cuyo sueldo sea inferior a esos 900 euros.

Los tipos de cotización en el RGSS se mantienen en 2019

 

TIPOS DE COTIZACIÓN (%)

 

CONTINGENCIAS

EMPRESA

TRABAJADORES

TOTAL

 

Comunes

23,60

4,70

28,30

 

Horas Extraordinarias Fuerza Mayor

12,00

2,00

14,00

 

Resto Horas Extraordinarias

23,60

4,70

28,30

 

 DESEMPLEO

EMPRESA

TRABAJADORES

TOTAL

 

Tipo General

5,50

1,55

7,05

 

Contrato duración determinada Tiempo Completo

6,70

1,60

8,30

 

Contrato duración determinada Tiempo Parcial

6,70

1,60

8,30

 

 

EMPRESA

TRABAJADORES

TOTAL

FOGASA

0,20

 

0,20

 

EMPRESA

TRABAJADORES

TOTAL

 

FORMACIÓN PROFESIONAL

0,60

0,10

0,70

 

                               

3. Fiscalidad

Pendiente de la reforma del IRPF, sin llegar a ser novedad, ya que la reforma del Impuesto de Sociedades para Bizkaia, Álava y Gipuzkoa se produjo en 2018, conviene recordar los principales cambios introducidos en la misma, y que afectan a las microempresas (<2 millones de facturación o activo y <10 personas empleadas), los cuales se vieron en las jornadas Entiende los impuestos que pagas, celebradas en diciembre de 2018.

Reducción tipos nominales

Se reducen los tipos de manera escalonada en 2 ejercicios (2018 y 2019)

Ejercicio

2017

2018

2019 y Siguientes

Tipo General

28 %

26 %

24 %

Pequeñas Empresas

24 %

22 %

20 %

Microempresas (*)

19,2 %

18,7 %

18 %

(*) Aunque el tipo es igual al de las pequeñas empresas, el tipo efectivo se calcula restando a la Base Imponible la compensación tributaria del 15% (20% en 2017) y del 10% en 2019 (24% x 0,8 = 19,2% en 2017, 22% x 0,85 = 18,7% en 2018 y 20% x 0,9 = 18% en 2019).

 

Limitación compensación Bases Imponibles negativas

Las pérdidas de años anteriores y las deducciones pendientes de aplicar se podrán compensar o aplicar según el caso en los años sucesivos. Con carácter general, las bases imponibles negativas se podrán compensar durante los 30 años siguientes a su generación, con el límite del 50 % de la base imponible positiva del periodo, siendo este límite del 70% para microempresas y pequeñas empresas.

Ello supone que, a pesar de tener pérdidas acumuladas en años anteriores, una vez la empresa obtenga beneficios en un ejercicio, tendrá que pagar impuestos por ello, al no poder compensar la totalidad de esas pérdidas de años anteriores.

4. Otros posibles cambios y novedades

Además de lo ya aprobado, están en perspectiva otros posibles cambios y novedades, entre los que destacan:

Sistema de cotización por ingresos reales

Lo visto anteriormente respecto de las cotizaciones sociales en el RETA son medidas provisionales hasta la implantación de un sistema de cotización por ingresos reales que plantea cuatro tramos en función del beneficio neto y en el que los autónomos cuyos ingresos estén por debajo del Salario Mínimo Interprofesional serían los más beneficiados, al tener una cotización más reducida que la actual.

Anteproyecto de ley antifraude y limitación de pagos en efectivo

Aprobado en sus primeros pasos de tramitación el pasado octubre de 2018, esta futura normativa incluye varios puntos que afectan a la gestión de autónomos y pequeñas empresas, entre las que destaca una disminución del límite de pago en efectivo entre profesionales, restringiendo la cuantía máxima a los 1.000 euros desde los actuales 2.500 euros.

Equiparación del permiso de paternidad y maternidad

Los Presupuestos de 2019 abordan la ampliación del permiso de paternidad de las cinco semanas actuales a ocho. Lo que se pretende es la equiparación entre los permisos de paternidad y maternidad, la cual se hará de forma gradual en los próximos años. La medida incluye la ampliación a doce semanas en 2020 y a 16 semanas en 2021. El permiso será intransferible y se remunerará al 100%.

Posible desaparición del contrato de apoyo al emprendedor

El Ministerio de Trabajo viene anunciando su intención de derogar este tipo de modalidad de apoyo a la contratación en el contexto de modificación de la reforma laboral que pretende Gobierno y Sindicatos.

Este contrato permite el despido sin coste durante el primer año y desde el punto de vista del Gobierno no sirve por ello para incentivar la contratación indefinida. La vigencia de este contrato, que da derecho a ayudas y bonificaciones para el contratante, está supeditada a una tasa de desempleo de al menos el 15% y está orientado a pymes de menos de 50 trabajadores que realicen contratos indefinidos a jóvenes menores de 30 años y mayores de 45 años.

Vuelta al registro de horas

También en el contexto de la reforma laboral, el Ejecutivo se plantea volver a implantar el registro de jornada laboral, eliminado de la Inspección de Trabajo desde que el Supremo sentenciara en abril de 2017 que no era obligatorio para los trabajadores con jornada completa. Sí se mantiene para el registro y control de horas extraordinarias.

Penalización del contrato temporal

El Ejecutivo pretende penalizar el abuso de contratación temporal mediante el incremento del 36% actual de recargo en la cuota empresarial de contingencias comunes al 40% en contratos de duración inferior a cinco días.

Nueva Ley de Protección de Datos (LOPD GDD)

Aunque la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos y garantía de los derechos digitales (LOPD GDD) se ha aprobado en diciembre de 2018, la adaptación de la normativa al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) se prevé que se realice en 2019.

 

Limitación de los pagos en efectivo: dudas más habituales

Con la aprobación en 2012 de la Ley de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal:

  • Se prohibió el pago en efectivo de cantidades superiores a 2.500 euros, una medida que afecta tanto a autónomos como a empresas y particulares.

No obstante, esta norma sólo afecta a aquellas operaciones en las que alguna de las partes interviene como empresario o profesional, por lo que los pagos en efectivo en las operaciones entre particulares o en entidades financieras son legales.

  • De esta forma, los ingresos en efectivo en cuentas bancarias pueden superar esos 2.500 euros.

Recientemente, el Ministerio de Hacienda ha planteado modificar ese límite, rebajando de 2.500 a 1.000 euros el límite máximo para los pagos en efectivo hechos por profesionales, estando pendiente de aprobación la normativa que regularía la rebaja de ese límite.

¿Qué se considera pago en efectivo?

  • Los billetes y monedas nacionales o extranjeros.
  • Los cheques bancarios al portador.
  • Cualquier otro medio físico, incluidos los electrónicos, concebido para ser utilizado como medio de pago al portador (entre los que estarían las monedas virtuales como el “bitcoin”).

¿Qué ocurre si se incumple el límite?

El cobrar o pagar en efectivo por encima de ese límite actual de los 2.500 euros conlleva sanciones. La prohibición es independiente de si se entrega o no factura, y su incumplimiento se sanciona con una multa del 25% del importe abonado, lo que implica que el importe mínimo de la sanción es de 625 euros. Esta sanción tiene carácter solidario, de manera que responderá de ella tanto el pagador como el receptor del dinero y Hacienda podrá exigírsela tanto a uno como al otro.

Los intervinientes en estas operaciones, en las que participe un empresario o profesional, deben conservar los justificantes de pago durante cinco años para acreditar ante la Agencia Tributaria que el cobro o pago se haya realizado a través de alguno de los medios distintos al efectivo.

Para perseguir el incumplimiento, la Agencia Tributaria cuenta con un procedimiento de denuncia de pagos en efectivo a través de la cual una de las partes puede poner en conocimiento ante Hacienda del pago ilegal.  Además, si la denuncia se realiza dentro de los tres meses siguientes al pago el denunciante está exento de responsabilidad en la infracción que corresponda.

Pagos a plazos, fraccionamientos, compras acumuladas mayores de 2.500 euros y otras dudas habituales

Desde su entrada en vigor han surgido algunas dudas sobre cómo debe aplicarse la Ley a situaciones bastante habituales en la actividad empresarial. Así, el tema de los pagos parciales, el ir acumulando compras a un mismo proveedor que superen en conjunto los 2.500 euros o la delimitación del importe de cada operación ha generado numerosas dudas y consultas efectuadas a las administraciones tributarias para esta normativa:

  • Fraccionamiento del pago

Uno de los puntos más importantes es si es posible pagar una parte en efectivo y otra a través de transferencia bancaria para eludir el límite. Es decir, si para una operación realizada entre un empresario y un particular con un valor de 3.000 euros podrían entregarse 2.000 euros en efectivo sin infringir la ley. La respuesta es no, ya que, en este caso, no podría abonarse ninguna cantidad en efectivo. Si el importe de la operación supera los 2.500 euros, el pago de una parte en efectivo supondría el incumplimiento de la prohibición. Además, la base de la sanción sería la cuantía pagada en efectivo y no el total del importe.

  • Varias facturas por una operación única que requiere varias sesiones de trabajo

Sí se aplica la limitación si las facturas suman los 2.500 euros o más. El fraccionar la facturación de una operación única porque se trate de varias sesiones de trabajo o de varias entregas de mercancía, como por ejemplo la operación de un dentista a su paciente que requiere varias intervenciones, la de un abogado por un mismo asunto con varias fases, etc…, no impide la limitación y por tanto debe sumarse cada factura para ver si el conjunto suma los 2.500 euros o más. Igualmente, si existe un pedido que se suministra parcialmente en varias fechas, debe considerarse la suma de cada entrega parcial, es decir el total del pedido.

  • Presupuesto inferior a 2.500 euros que después se supera

En este caso, sí se encuentra limitado y debe realizarse el pago en medio distinto al efectivo.

En el caso de que se hiciera un pago parcial mientras el presupuesto se estimaba inferior, esto no conlleva sanción. Pero desde el momento que se conoce que el presupuesto se ha incrementado siendo igual o superior a 2.500 euros, el resto de los pagos deben realizarse por otro medio distinto del efectivo.

  • Compras a plazos

En los pagos a plazos, como puede ser la compra de un automóvil, se tendrá en cuenta el importe total formado por la suma de todos los plazos y no cada uno de manera individual. Lo mismo ocurriría con las operaciones abonadas de manera fraccionada.

  • Varias operaciones en un mismo día

En el caso de que un cliente llegue a su tienda y realice una compra que no supera los 2.500 euros y posteriormente vuelve ese mismo día para realizar una segunda compra de tal forma que ambas cifran 2.500 euros o más, no está limitado el pago en efectivo si los bienes no se encuentran relacionados.

Sin embargo, si existe relación entre los bienes que ha adquirido, debe aplicarse la limitación. Únicamente puede evitar la sanción si puede demostrar que no ha podido detectar esta conducta de su cliente, como puede ser el caso de los grandes almacenes, supermercados, etc…

  • Compras periódicas que acaban superando el límite

En lo que respecta a las denominadas operaciones de tracto sucesivo, como ocurre con los contratos de suministro o los de arrendamiento, no deben sumarse todas las facturas del año ni de la vigencia del contrato de suministro. La cuantía a tener en cuenta para aplicar o no la limitación se obtiene en función de la facturación y cobro de estas operaciones individualizadas.

Por tanto, en las operaciones de tracto sucesivo cuya cuota sea inferior a los 2.500 euros no será de aplicación la limitación de pagos en efectivo, aunque la suma total de las cuotas abonadas durante el año o durante la duración del contrato fuera superior.

  • Factura por recapitulativa por un total de 2.500 euros o superior que incluye varias entregas de mercancía y/o distintos trabajos realizados durante el mes

La normativa de facturación establece la posibilidad de emitir una factura recapitulativa, en la que se incluyan distintas operaciones realizadas en distintas fechas para un mismo destinatario, siempre que las mismas se hayan efectuado dentro de un mismo mes natural.

En este caso, habría que considerar el límite de 2.500 euros para cada una de las operaciones individuales, de forma que solo existiría obligación de pagarlas por medios distintos del efectivo aquellas operaciones que superasen individualmente los 2.500 euros. Es decir, que, si en su conjunto superan los 2.500 euros pero individualmente no lo hacen, no se aplicaría la limitación de los 2.500 euros y podría pagarse la totalidad de la factura en efectivo.

Las partes intervinientes en la operación deberían poder justificar el carácter distinto e independiente de las operaciones a efectos de acreditar que la factura recapitulativa no estaba sujeta a las limitaciones a los pagos en efectivo.

  • Una factura por los servicios y otra por los materiales

Cuando se contrate un servicio que además requiera materiales, el hecho de dividir la factura en dos (una por el servicio y otra por los materiales que aporta el profesional) no impide la aplicación de la limitación del pago en efectivo y por tanto sí se aplica a la suma de ambas facturas. Esto se debe a que hay que entender que lo que se contrata es el resultado de un trabajo que forma una única prestación económica.

 

 

Información laboral: Nuevo Criterio Técnico 101/2019 sobre actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en materia de registro de jornada.

 
 

La ITSS ha publicado el 10 de junio de 2019 su criterio técnico 101/2019 sobre actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en materia de registro de jornada. Se deja sin efecto la Instrucción 1/2017, complementaria a la Instrucción 3/2016, sobre intensificación del control en materia de tiempo de trabajo y de horas extraordinarias utilizada hasta el momento

 
 

Publicado un nuevo Criterio Técnico de la Inspección de Trabajo sobre el registro de jornada

El Criterio Técnico publicado tiene por objeto fijar criterios para la realización de las actuaciones inspectoras que se efectúen, a partir de la entrada en vigor del Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo, en relación con las disposiciones relativas al registro de jornada, establecidas en el artículo 34.9 del Estatuto de los Trabajadores.

Sin perjuicio de las especificaciones pars los contratos a tiempo parcial, y sentadas las bases respecto de la obligatoriedad de llevanza del registro de jornada, para el correcto registro de la jornada en los contratos de trabajo a jornada completa hemos de tener en cuenta:

  • Contenido del registro de jornada.

a)  Lo que debe ser objeto de registro es la jornada de trabajo realizada diariamente. Como nada se ha dicho al respecto, el registro del apartado 9 debe interpretarse de manera conjunta y sistemática con el propio artículo 34 ET.

  • no se exige expresamente el registro de las interrupciones o pausas entre el inicio y la finalización de la jornada diaria, que no tengan carácter de tiempo de  trabajo efectivo.
  • mediante negociación colectiva o acuerdo de empresa o, en su defecto, decisión del empresario previa consulta con los representantes legales de los trabajadores en la empresa, el registro de jornada podrá organizarse de manera que incluya las interrupciones o pausas que se consideren, siempre y cuando el registro incluya necesariamente el horario de inicio y finalización de la jornada.
  • el registro diario de jornada se configura “sin perjuicio de la flexibilidad que se establece en este artículo” (artículo 34.2 y 3 del ET).
  • sería conveniente que el registro utilizado en la empresa ofrezca una visión adecuada y completa del tiempo de trabajo efectivo.

La negociación colectiva o los acuerdos de empresa referidos a la organización y documentación del registro deben ser el instrumento idóneo para precisar cómo considerar todos los aspectos relacionados con el registro de interrupciones, pausas o flexibilidad de tiempo de trabajo.

b)  El registro de la jornada deberá ser diario

  • no siendo aceptable para la acreditación de su cumplimiento la exhibición del horario general de aplicación en la empresa, el calendario laboral o los cuadrantes horarios elaborados para determinados periodos, pues éstos se formulan "ex ante" y determinarán la previsión de trabajo para dicho periodo pero no las horas efectivamente trabajadas en el mismo, que sólo se conocerán "ex post" como consecuencia de la llevanza del registro de jornada. 

Sólo mediante un registro diario se podrá determinar la jornada de trabajo efectivamente llevada a cabo, así como, en su caso, la realización de horas por encima de la jornada ordinaria de trabajo, legal o pactada, que serán las que tengan la condición de extraordinarias.

c) Necesidad de otros registros y especialidades

El registro previsto en el artículo 34.9 ET no enerva los registros ya establecidos en la normativa vigente que se mantienen funcionales y de acuerdo con sus propias previsiones o régimen jurídico. 

  • El registro diario de los contratos a tiempo parcial del artículo 12.4.c) ET
  • El registro de horas extraordinarias del 35.5 ET.
  • Los registros de horas de trabajo y descanso contenidos en los arts. 10 bis,  18 bis y DA 7ª del Real Decreto 1561/1995 sobre trabajadores móviles, trabajadores de la marina mercante y trabajadores que realizan servicios de interoperabilidad transfronteriza en el transporte ferroviario.
  • Los registros de jornada en los desplazamientos transnacionales (art. 6 de la Ley 45/1999, de 29 de noviembre)

A pesar de la aplicación del artículo 34.9 ET han de realizarse otros registros ya establecidos en la normativa vigente.

  • Conservación del registro de jornada.

En cuanto a la localización y conservación de los registros horarios:

  • los registros deberán “permanecer a disposición de las personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social”:

a) ha de poderse acceder a dichos registros en cualquier momento, cuando así sea solicitado por los trabajadores, sus representantes y por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social

b) los registros tienen que estar y permanecer físicamente en el centro de trabajo, o ser accesibles desde el mismo de manera inmediata.

  • en el caso de que el registro de jornada se haya instrumentado originalmente en formato papel, a efectos de su conservación podrá archivarse en soporte informático mediante el escaneo de los documentos originales, siendo guardado telemáticamente con las debidas garantías. Este archivo, estará igualmente a disposición de las personas trabajadoras, sus representantes y de la Inspección de Trabajo.
  • la comprobación de la existencia del registro debe poder realizarse en el centro de trabajo, lo que evita la posibilidad de la creación posterior, manipulación o alteración de los registros; todo ello sin perjuicio de que dichos registros puedan solicitarse, además, para su presentación en comparecencia en las oficinas de Inspección o remisión a este organismo por las vías que legalmente corresponda.
  • la permanencia a disposición no implica la obligación de entrega de copias, salvo que así lo disponga un convenio colectivo o exista pacto expreso en contrario, ni debe entregarse a cada persona trabajadora copia de su registro diario, sin perjuicio de facilitar su consulta personal, ni a los representantes legales de los trabajadores, lo que no obsta la posibilidad de estos últimos de tomar conocimiento de los registros de los trabajadores.

“La empresa conservará los registros a que se refiere este precepto durante cuatro años y permanecerán a disposición de las personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.” (art. 39.4 ET)

  • Organización y documentación del Registro.

Será la que se determine mediante negociación colectiva, acuerdo de empresa, o, en su defecto decisión del empresario previa consulta con los representantes legales de los trabajadores en la empresa, tal y como establece el recién introducido artículo 34.9 ET.

El registro ha de ser documentado, por lo que en aquellos casos en que el registro se realice por medios electrónicos o informáticos, tales como un sistema de fichaje por medio de tarjeta magnética o similar, huella dactilar o mediante ordenador, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social podrá requerir en la visita la impresión de los registros correspondientes al periodo que se considere, o bien su descarga o su suministro en soporte informático y en formato legible y tratable. Si el registro se llevara mediante medios manuales tales como la firma del trabajador en soporte papel, la Inspección podrá recabar los documentos originales o solicitar copia de los mismos. De no disponerse de medios para su copia, pueden tomarse notas, o muestras mediante fotografías, así como, de considerarse oportuno en base a las incongruencias observadas entre el registro de jornada, y la jornada u horario declarado, tomar el original del registro de jornada como medida cautelar regulada el artículo 13.4 de la Ley 23/2015, de 21 de julio, Ordenadora del Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social. .

Régimen sancionador

Las sanciones son posibles desde la entrada en vigor del artículo 34.9 del Estatuto de los Trabajadores, es decir, desde el 12 de mayo de 2019, en base al artículo 7.5 LISOS. No obstante, la inspección tendrá en cuenta:

  • la existencia de una actuación de la empresa en este sentido y una negociación entre las partes bajo el principio de la buena fe.
  • el resto de las circunstancias del caso, entre las que cabe señalarse que el registro de la jornada no constituye un fin en sí mismo, sino un instrumento para el control del cumplimiento de la normativa en materia de tiempo de trabajo, con sus consecuencias respecto de la salud laboral, así como de la realización y el abono y cotización de las horas extraordinarias.

El registro es un medio que garantiza y facilita dicho control, pero no el único. Si hubiese certeza de que se cumple la normativa en materia de tiempo de trabajo o de que no se realizan horas extraordinarias, aunque no se lleve a cabo el registro de la jornada de trabajo, tras la valoración del inspector actuante en cada caso, podría sustituirse el inicio del procedimiento sancionador por la formulación de un requerimiento para que se dé cumplimiento a la obligación legal de garantizar el registro diario de la jornada de trabajo.

Otras cuestiones

Se deja sin efecto la Instrucción 1/2017, complementaria a la Instrucción 3/2016, sobre intensificación del control en materia de tiempo de trabajo y de horas extraordinarias, y esta última en relación con los criterios interpretativos de la misma referidos exclusivamente al registro de la jornada de trabajo, en lo que se opongan a este criterio técnico.

 

Autónomo societario: ¿jubilarse y cobrar la pensión o seguir gestionando la empresa?

En el apartado de jurisprudencia mencionamos una Sentencia, dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Sala de lo Social, de 25 de Marzo de 2019, en la que se deniega a un autónomo societario la posibilidad de compatibilizar el cobro del 100% de su pensión de jubilación con su continuidad al frente de su negocio.

Por ello, en este Comentario vamos a analizar el estado de la cuestión.

Respecto a los autónomos que ejercen su actividad como personas físicas la cuestión quedó resuelta por el Art. 214 del Texto Refundido de la Ley General de Seguridad Social, que se denomina "Pensión de jubilación y envejecimiento activo", y que señala que la pensión de jubilación, en su modalidad contributiva, será compatible con la realización de cualquier trabajo por cuenta propia del pensionista si se dan los siguiente requisitos:

2. La cuantía de la pensión de jubilación compatible con el trabajo será equivalente al 50 por ciento del importe resultante en el reconocimiento inicial, una vez aplicado, si procede, el límite máximo de pensión pública, o del que se esté percibiendo, en el momento de inicio de la compatibilidad con el trabajo, excluido, en todo caso, el complemento por mínimos, cualquiera que sea la jornada laboral o la actividad que realice el pensionista.

No obstante, si la actividad se realiza por cuenta propia y se acredita tener contratado, al menos, a un trabajador por cuenta ajena, la cuantía de la pensión compatible con el trabajo alcanzará al 100 por ciento.

La pensión se revalorizará en su integridad en los términos establecidos para las pensiones del sistema de la Seguridad Social. No obstante, en tanto se mantenga el trabajo compatible, el importe de la pensión más las revalorizaciones acumuladas se reducirá en un 50 por ciento, excepto en el supuesto de realización de trabajos por cuenta propia en los términos señalados en el párrafo anterior.

Es decir, el autónomo tiene derecho a compatibilizar la pensión de jubilación y el trabajo, en un 50% o en un 100%, en función de si acredita tener contratado al menos un trabajador por cuenta ajena.

Por el contrario, en el caso de aquellos autónomos que están incluidos en el RETA por su condición de administradores de una empresa con forma de sociedad, los conocidos como "autónomos societarios", la respuesta no es, ni mucho menos, tan clara.

Para el Instituto Nacional de la Seguridad Social, y para Sentencias como la del TSJ de Navarra que hemos mencionado antes, aunque el autónomo societario está incluido en el RETA, nunca puede cumplir el requisito de tener contratado al menos a un trabajador por cuenta ajena porque lo contrata la sociedad, que tiene su propia personalidad jurídica.

En consecuencia, para el INSS, al autónomo societario solo puede reconocérsele la compatibilidad en un 50%; pero no en el 100%.

Sin embargo, esta postura del INSS no es aceptada ni compartida por algunos autónomos societarios, que han cuestionado la misma ante los Juzgados.

Y sobre la cuestión ya se ha pronunciado el Juzgado de lo Social Nº 3 de Oviedo, en Sentencia del 18 de Julio de 2018, en la que el demandante, incluido en el RETA por su condición de Administrador de una S.L., solicita que se le reconozca la compatibilidad del 100% de la pensión, porque la S.L. tiene contratados a tres trabajadores por cuenta ajena.

El Juzgado apunta, en primer lugar, que el Art. 214 de la LGSS ha sido modificado por la Ley 6/2017, de 24 de octubre, de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo.

Según la magistrada, esta Ley tiene como finalidad la continuidad de los negocios regentados por autónomos que, a su vez, proporcionen empleo por cuenta ajena.

Y, para garantizar esa finalidad, el Juzgado señala que el Art. 214 de la LGSS no excluye de la "Pensión de jubilación y envejecimiento activo" a los autónomos societarios a que se refiere el Art. 305. 2 b) de la LGSS y que, además, la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social, en una Consulta fechada a 21 de Marzo de 2018, ha señalado que los autónomos societarios incluidos en el RETA por el Art. 305. 2 b) de la LGSS y que hayan celebrado contratos por cuenta ajena en su condición de empresarios, aunque quien contrate realmente sea la sociedad respectiva, que pueden acceder a la jubilación activa porque la contratación la formaliza el administrador societario; y lo que no parece razonable es que, estando incluido en el RETA precisamente por ser administrador de la sociedad, para poder compatibilizar el 100% de la pensión con la continuidad de su sociedad, se le exigiera llevar a cabo una contratación de un trabajador por cuenta ajena como persona física o empresario individual.

El criterio de esta Sentencia, favorable para el autónomo societario, ha sido compartido por alguna Sentencia de los Tribunales Superiores de Justicia, como por ejemplo, la STSJ de Galicia, Sala de lo Social, de 28 de Mayo de 2019, que reconoce la compatibilidad del trabajo con el 100% de la pensión al autónomo societario que tenga contratado a un trabajador en una sociedad respecto de la que el trabajador autónomo ostente su control efectivo en los términos del artículo 305 TRLGSS.

Sin embargo, la citada STSJ de Galicia contiene un voto particular, que coincide con la Sentencia del TSJ de Navarra, que niega la posibilidad de compatibilizar el trabajo y el 100% de la pensión de jubilación en el caso de los autónomos societarios, porque no es el autónomo el que tiene contratados a los trabajadores, sino que quien realmente los contrata es la sociedad, que tiene personalidad jurídica diferenciada y que no se extingue por el hecho de que el autónomo se jubile.

En definitiva, existe disparidad de criterios entre los Tribunales de Justicia, por lo que habrá que esperar para saber cuál es la reacción del INSS y cuál de las posturas es finalmente confirmada por el tribunal Supremo, si es que la cuestión llega finalmente al Alto Tribunal

¿Quieres calcular tu cuota de autónomo para 2019?

Antes de relacionar los distintos perfiles de autónomos en los que te podrás ubicar y así calcular tu cuota de autónomo para 2019, voy a explicarte las novedades que han sido aprobadas para este año 2019.

Para poder calcular la cuota de autónomo son necesarios dos importes, la base de cotización y el tipo a aplicar. En 2019 tanto la base mínima como el tipo a aplicar han aumentado:

Base mínima: ha aumentado un 1,25% (de 932,70 € a 944,40 €)

Tipo a aplicar: ha aumentado del 29,80% al 30%.

 ¿Esto significa que todas las cuotas de autónomos van a aumentar en este año 2019? Pues no y te voy a explicar el porqué. Hasta el 1 de enero de 2019 la Seguridad Social solo te obligaba a cotizar por una de las coberturas, lo que se llama contingencias comunes, y el resto de coberturas (contingencias profesionales, cese de actividad y formación continua) eran voluntarias. De esta forma si solo optabas por cotizar por lo mínimo, es decir, por las contingencias comunes, se te aplicaba el 29,80% sobre tu base de cotización, y en el caso que eligieras otras coberturas adicionales, tu tipo iba aumentando, pudiendo llegar a más de un 35%.

A partir del 1 de enero de 2019 las coberturas que antes eran voluntarias, ahora son obligatorias, es decir, que todos los autónomos van a cotizar ahora por estas 4 coberturas:

1. Contingencias comunes: 28,30%.

2. Contingencias profesionales: 0,9%.

           a) el 0,46% corresponde a la contingencia de incapacidad temporal,

           b) y el 0,44% a la de Incapacidad permanente, muerte y supervivencia.

3. Cese de actividad: 0,7%.

4. Formación continua: 0,1%.

La suma de los 4 porcentajes es igual al 30% del que hemos hablado antes. Ese es el motivo por el que los autónomos, que tenían contratadas coberturas adicionales que ahora son obligatorias, pasarán de tener un tipo del 32, 33, 34%… al 30%.

A continuación, voy a explicarte cómo calcular la cuota de autónomo en función de los distintos perfiles.

1. Eres un nuevo autónomo y por tanto tienes derecho a la tarifa plana.

Si es la primera vez que te das de alta como autónomo, o han pasado más de 2 años desde tu última baja en RETA (3 años en el caso de que anteriormente ya hubieras disfrutado de esa bonificación) tendrás derecho a la tarifa plana. En la cuota de la tarifa plana, como excepción, sólo se incluyen las contingencias comunes y profesionales, excluyendo el cese de actividad y la formación continua.

Estos son los importes de la tarifa plana en función del transcurso de los meses desde el alta:

  1. Del mes 1 al 12: 60,00 €.
  2. Del mes 13 al 18: 141,65 €.
  3. Del mes 19 al 24: 198,31 €.

2. Eres un autónomo sin tarifa plana y que cotiza por la base mínima.

Si te encuentras en este caso, el importe de tu cuota desde el inicio será de 283,32 €, que es el resultado de aplicar a la base mínima 944,40 € el tipo del 30%.

 3. Eres un autónomo sin tarifa plana y que cotiza por una base superior a la mínima.

Si has decidido cotizar por una base superior a la mínima, podrás elegir la base entre los 944,40 € de la base mínima y los 4.070,10 € de la base máxima. Para calcular tu cuota solo tienes que aplicar el 30% a la base que decidas.

 4. Eres un autónomo con tarifa plana, con fecha de alta en 2017 o 2018 y que cotizas por la base mínima.

Si al empezar 2019 ya estabas de alta en RETA, tu cuota pasará a ser de 60,00 €, 141,65 € o 198,31 €, en función de los meses que hayan transcurrido desde el alta, es decir, si te encuentras en tus primeros 12 meses pagarás el primer importe (60,00 €), si te encuentras en el tramo de 13 a 18, pagarás el segundo importe (141,65 €), y si te encuentras entre los meses 19 y 24, pagarás el tercer importe (198,31 €).

5. Eres un autónomo con tarifa plana, con fecha de alta en 2017 o 2018 y que cotizas por una base superior a la mínima.

Aquí se complican un poco las operaciones. Si partimos de que previamente ya cotizabas por contingencias profesionales, cese de actividad y formación continua, para calcular la cuota, en primer lugar tienes que multiplicar la base que hayas elegido por el 30%. Esa cuota la deberás minorar en los siguientes importes en función de los meses que hayan transcurrido desde el alta:

  1. Entre 1 y 12 meses. Deberás minorar tu cuota en 213,81 €.
  2. Entre 13 y 18 meses. Deberás minorar tu cuota en 133,63 €.
  3. Entre 19 y 24 meses. Deberás minorar tu cuota en 80,18 €.

 ¿Cómo obtenemos estos importes?

Primero calculas a cuánto asciende la cuota que pagarías si solo cotizaras por contingencias comunes (base mínima x 28,3%), es decir, 944,40 € x 28,3% = 267,25 €, y a ese importe le calculas el 80%, el 50% y el 30% respectivamente para cada tramo.

 6. Eres un nuevo autónomo, por tanto tienes derecho a la tarifa plana, y además resides en un municipio de menos de 5.000 habitantes.

Si eres nuevo autónomo y además resides en un municipio de menos de 5.000 habitantes tienes mejores condiciones en tu cuota de autónomo, pero para poder acceder a ellas necesitarás cumplir los siguientes requisitos:

  1. En tu fecha de alta en RETA debes estar empadronado en un municipio con menos de 5.000 habitantes conforme a los datos ofrecidos por el padrón municipal.
  2. Tramitar el alta en RETA con fecha posterior al 1 de agosto de 2018 (no significa que la medida sea retroactiva sino que se aplica desde la puesta en marcha de los Presupuestos Generales de 2018).
  3. En tu modelo de alta en Hacienda, modelo 037/036, debes indicar la dirección donde se va a desarrollar la actividad, que deberá estar ubicada en un municipio de menos de 5.000 habitantes.

Y si cumples estos requisitos, ¿cuánto pagarás?

  1. Los primeros 24 meses pagarás 60 € si has elegido la base mínima. Si la base es distinta a la mínima deberás multiplicar tu base x 30%, y minorarla en una  bonificación del 80% (213,81 €)
  2. Del mes 25 al 36 tu cuota será de 198,31 €, pero solo si eres autónomo menor de 30 años o autónoma menor de 35 años. Igual que en el caso anterior, si tu base es distinta a la mínima a la cuota de multiplicar tu base x 30%, le podrás deducir una bonificación del 30% (80,18 €). 

7. Eres un autónomo societario.

También ha aumentado la base mínima del autónomo societario a 1.214,08 €, lo que significa que pagarás de cuota mensual 364,22 € en 2019, 7 € más que en 2018.

8. Eres madre autónoma que reemprende su actividad.

Si has sido madre, eres autónoma y tomas la decisión de cesar en tu actividad por motivo de la maternidad, esta medida te ayuda a reemprender tu actividad, pues en el periodo de 2 años después del cese podrás beneficiarte de la tarifa plana.

Realmente se trata de una excepción a la norma general, pues transcurridos 2 años desde el cese de la actividad, cualquier autónomo tiene derecho a la tarifa plana, en el caso de las madres que reemprenden su actividad tendrán derecho a la tarifa plana en cualquier momento sin tener que esperar al transcurso de los 2 años.

 9. ¿Qué es la revalorización automática de la base de cotización?

Cuando tramitas tu alta en el RETA, tienes la opción de elegir tu base de cotización entre la mínima 944,40 € y la máxima 4.070,10 €. Si eliges una u otra, cada año sufrirá una subida, pues normalmente se regula un incremento de ambas.

Pero ¿qué ocurre si has elegido una base intermedia? Por ejemplo, 2.000 €, y quieres que se revalorice, es decir, que cada año suba un porcentaje. En ese caso debes marcar en el proceso de alta la revalorización automática de la base de cotización, y de esa forma cada año te aplicarán un incremento igual al sufrido por la base máxima en ese ejercicio.

Te pongo un ejemplo, la base máxima en 2018 era de 3.803,70, y en 2019 es de 4.070,10 €, luego ha aumentado un 7%, pues bien ese será el porcentaje que aumente tu base en 2019 si tienes marcada la revalorización automática.

Subcategorías

  • Ayudas
  • EMBARGABLE LA INDEMNIZACION POR DESPIDO?

    ¿Es embargable la indemnización por despido?

    Tanto trabajadores como empresas suelen tener claro que, si se da la circunstancia de tener que proceder al embargo del sueldo del trabajador, el mismo se practica en función del importe que se percibe y aplicando al mismo determinados porcentajes por tramos.

    En efecto, nos referimos al Artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que señala:

    1. Es inembargable el salario, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional.

    2. Los salarios, sueldos, jornales, retribuciones o pensiones que sean superiores al salario mínimo interprofesional se embargarán conforme a esta escala:

    1.º Para la primera cuantía adicional hasta la que suponga el importe del doble del salario mínimo interprofesional, el 30 por 100.

    2.º Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un tercer salario mínimo interprofesional, el 50 por 100.

    3.º Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un cuarto salario mínimo interprofesional, el 60 por 100.

    4.º Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un quinto salario mínimo interprofesional, el 75 por 100.

    5.º Para cualquier cantidad que exceda de la anterior cuantía, el 90 por 100.

    Por tanto, el sueldo no se embarga en su totalidad, sino por tramos y en porcentajes. Existen, no obstante, algunas precisiones a tener en cuenta en el resto de apartados del Artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, cuya lectura recomendamos.

    Pero la cuestión, sin embargo, no está tan clara cuando se va a despedir, o se ha despedido al trabajador, y sigue vigente la obligación de embargar. Es entonces cuando surge la pregunta clave: ¿la indemnización por despido es embargable?. Y a esta pregunta siguen otras, como ¿se embarga igual que el salario?, y ¿qué ocurre con el saldo y finiquito?.

    Vamos a tratar de dar respuesta a esas preguntas poco a poco. Para responder a la primera, ¿la indemnización por despido es embargable?, tenemos que acudir al Artículo 26.2 del Estatuto de los Trabajadores, que establece:

     

    2. No tendrán la consideración de salario las cantidades percibidas por el trabajador en concepto de indemnizaciones o suplidos por los gastos realizados como consecuencia de su actividad laboral, las prestaciones e indemnizaciones de la Seguridad Social y las indemnizaciones correspondientes a traslados, suspensiones o despidos.

    A la vista de lo anterior, y de lo dispuesto en el ya citado Artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, podemos decir que ni las indemnizaciones o suplidos de gastos, ni tampoco las indemnizaciones por traslados, suspensiones o despidos tienen la consideración de salarios y, por tanto, no les resultan aplicables los límites y tramos previstos para el sueldo.

    En resumen...

    Las indemnizaciones previstas en el Artículo 26.2 del Estatuto de los Trabajadores, incluida la de despido, sea objetivo o improcedente, son embargables en su totalidad, sin aplicación de ningún límite más que el del importe de la deuda.

    Por tanto, y respondiendo a la segunda pregunta, no se embarga igual que el salario porque ni existe mínimo inembargable ni se le aplican los tramos y límites del Artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

    Y qué ocurre con el saldo y finiquito...

    El finiquito incluye, en su caso, las cantidades correspondientes al salario del trabajador por los días del mes en curso en el momento de cesar en el trabajo, la cantidad correspondiente a las vacaciones legales no disfrutadas y el importe de la parte proporcional correspondiente a las pagas extraordinarias hasta la fecha del despido; siempre que no las haya cobrado ya o, en su caso, las tenga ya prorrateadas en las nóminas mensuales

    Todas estas cantidades se consideran salario, conforme al Artículo 26.1 del Estatuto de los Trabajadores, por cuanto que se trata de percepciones económicas de los trabajadores por la prestación profesional de los servicios laborales por cuenta ajena, que retribuyen el trabajo efectivo o los periodos de descanso computables como de trabajo.

    Por tanto, y respondiendo a la última pregunta, a las cantidades correspondientes al saldo y finiquito sí se le aplican los límites y tramos del Artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, porque forman parte del salario.

    Finalmente, una cautela: Se debe prestar especial atención a la orden de embargo, para saber si ordena embargar sueldos y salarios, o si ordena embargar cualquier percepción que perciba el trabajador. En el primer caso no se podría embargar la indemnización porque no es sueldo o salario. En cambio, en el segundo caso, sí.

  • fiscal

    IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES 2013- GASTOS NO DEDUCIBLES

    Acaba de iniciarse la campaña del impuesto sobre sociedades, la última en la que resulta aplicable la Norma Foral 3/1996. Por ello creemos conveniente recordar una serie de cuestiones a tener en cuenta a la hora de preparar la liquidación. En este artículo, nos ocuparemos de los nuevos conceptos de gasto no deducible introducidos con efectos para el ejercicio 2013.

    En primer lugar, no tienen la consideración de gasto deducible los pagos en efectivo que excedan de los límites legales, esto es, no es deducible el pago en efectivo por operación que exceda de 2.500 euros, o 15.000 euros, en el caso de pagos a no residentes.

    Tampoco es deducible el 50% de los gastos de restauración, hostelería, viajes y desplazamiento que tengan la consideración de gastos de representación, con un límite total deducible equivalente al 5% del volumen de operaciones del ejercicio.

    Estos gastos no deben confundirse con los gastos de hostelería y viajes originados por los desplazamientos del personal propio de la sociedad, que seguirán siendo deducibles bajo los mismos criterios de años anteriores. Tampoco entran en esta categoría los gastos de hostelería y desplazamiento atribuibles a los socios, que  tendrían la
    consideración de retribución de los fondos propios y no serían deducibles en cuantía alguna.

    También se encuentra limitada a 300 euros por año y beneficiario la deducibilidad de los gastos en obsequios y regalos.

    Por último, se introducen limitaciones a la deducibilidad de los gastos asociados a los elementos de transporte. Como regla general, se limita al 50% la deducción de cualesquiera gastos asociados a vehículos. Además, los gastos deducibles por arrendamiento, cesión o deterioro de los vehículos no pueden superar el menor importe entre 2.500 euros y el resultado de multiplicar 12.500 por el porcentaje de amortización. Por su parte, los gastos relacionados con el mantenimiento y la utilización del vehículo no pueden superar los 3.000 euros por persona y año.

    No obstante, se permite deducir el 100% de los gastos asociados a los elementos de transporte cuando el contribuyente pueda probar su afectación en exclusiva a la actividad o cuando se impute al empleado usuario del vehículo la retribución en especie correspondiente. Ahora bien, de nuevo se establecen unos límites máximos de deducción, equivalentes al duplo de los límites anteriores.

    Para determinados vehículos se presume su afectación exclusiva a la actividad: autoescuela, vigilancia, vehículos mixtos de transporte, destinados al  alquiler, etc, así como en el caso de los vehículos utilizados por agentes comerciales (salvo que sean empleados vinculados a la sociedad). En estos casos los correspondientes gastos serán íntegramente deducibles, sin límite alguno.

    Finalmente, no son deducibles los gastos asociados a embarcaciones y aeronaves, salvo que pueda acreditarse su afectación a la actividad. Y en este caso, los gastos solo serán deducibles hasta el importe de de los ingresos, salvo que se disponga de los medios materiales y humanos necesarios para el ejercicio de la actividad.

    Por último, el modelo 200 de declaración del Impuesto sobre Sociedades 2013 aprobado por la Hacienda Foral de Bizkaia prevé la cumplimentación de un anexo en el que deberá relacionarse determinada información sobre el uso y los gastos asociados a la utilización de turismos y ciclomotores.

  • Contable