Gonzalez Sierra Asesores SL - C/Pintor Aurelio Arteta 1, Bilbao - 944733935 - 609483086

Síguenos en: Facebook y Twitter

La Hacienda de Bizkaia facilita a 16.000 pequeños contribuyentes de IVA un borrador de su declaración

La plataforma informática BILA, de la Hacienda Foral de Bizkaia, incorpora una nueva aplicación que genera un borrador de los modelos 303 y 390, las declaraciones trimestral y anual de IVA, y permite su presentación telemática, facilitando a los contribuyentes la autoliquidación de este impuesto. Por ahora, esta aplicación está disponible para unos 16.000 trabajadores autónomos, y supone un primer paso hacia el objetivo de realizar la declaración de IVA a todos los contribuyentes que realizan actividades económicas.

El 1 de octubre se abre el plazo de presentación de la declaración de IVA correspondiente al tercer trimestre del año, en la que se detalla el IVA soportado y el repercutido en todas las compras y ventas realizadas durante ese periodo (julio, agosto y septiembre). Para facilitar este trámite, la Hacienda Foral de Bizkaia pone a disposición de los contribuyentes un nuevo servicio con el que confecciona un borrador del modelo 303 (trimestral) o 390 (anual), de autoliquidación del Impuesto sobre el Valor Añadido. Cada contribuyente podrá aceptar el borrador y presentarlo de manera telemática o modificarlo si no está conforme.

La aplicación para generar el borrador de los modelos 303 y 390 está disponible en BILA, la plataforma informática de programas de ayuda de la Hacienda Foral de Bizkaia, y en una primera fase la pueden utilizar los contribuyentes que registran su contabilidad utilizando el programa del modelo 140, libro-registro de operaciones económicas alojado en BILA y que además optan por la modalidad general. Para confeccionar el borrador, Hacienda cargará los registros de facturas previamente transmitidos por el contribuyente en el libro-registro.

En la puesta en marcha de este servicio, la Hacienda Foral estima en unos 16.000 el número de contribuyentes que cumplen los requisitos para utilizarlo. Se trata principalmente de personas físicas que realizan actividades económicas, no tienen un volumen de operaciones elevado y están obligadas a presentar los modelos 303 y 390.

Sobre Batuz y la confección de borradores de declaración

Con la habilitación de esta aplicación la Hacienda Foral da un nuevo paso hacia el objetivo anunciado de implantar el sistema Batuz, mediante el que confeccionará borradores de la declaración de IVA a todas las personas físicas y jurídicas que realizan actividades económicas en Bizkaia, así como las correspondientes propuestas de declaración de los Impuestos sobre Sociedades y sobre la Renta de las Personas Físicas.

Batuz se implantará progresivamente a lo largo de 2020 y estará plenamente operativo en 2021. Para ello, la Hacienda Foral establecerá la obligatoriedad de implantar el sistema Ticketbai de control de la facturación y un nuevo modelo de declaración, la 240, libro-registro de operaciones económicas para las personas jurídicas.

 Sobre BILA

La Hacienda Foral activó en diciembre de 2016 la Plataforma BILA (Bizkaiko Laguntza Aplikazioa) para integrar en una misma herramienta informática los diferentes programas de ayuda para la confección de declaraciones tributarias. Junto al programa de ayuda, BILA ofrece la posibilidad de presentar la declaración de forma telemática o de imprimirla en papel, simplificando la tarea de los contribuyentes para autoliquidar los impuestos.

Actualmente BILA agrupa 26 modelos diferentes de declaraciones tributarias, se puede descargar de forma gratuita y es compatible con los principales sistemas operativos.

Sobre el Modelo 140

El modelo 140  fue implantado por la Hacienda Foral de Bizkaia en  2014. Lo deben presentar anualmente, una vez cerrado el ejercicio, las personas físicas que desarrollan actividades económicas, indicando sus ingresos y sus gastos. Con Batuz, su presentación se realizará mensual o trimestralmente, antes de que haya que cumplir las obligaciones de autoliquidación del Impuesto sobre el Valor Añadido, y para los contribuyentes que estén obligados al SII, con la frecuencia exigida en ese sistema, es decir, cuatro días desde la realización de cada operación.

El Registro de Operadores Intracomunitarios

Vender y comprar en la Unión Europea

Si tienes intención de comprar o de vender a empresas de otros países de la Unión Europea (UE), es decir, realizar operaciones intracomunitarias, debes saber que hay que cumplir con una serie de obligaciones formales, así como que la compra y venta de mercancías y servicios entre empresas de la UE están sujetas a una tributación especial.

El IVA en las operaciones intracomunitarias

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) es un impuesto que grava la compraventa de bienes y servicios dentro de un país. Pues buen, dentro de la Unión Europea, este impuesto es diferente según el país.

Además, el IVA también grava las transacciones comerciales de bienes y servicios entre profesionales y empresas residentes en los diferentes países miembros de la UE, de forma que no surjan diferencias entre comprar a un proveedor de un países o de otro.

No obstante, en estas operaciones intracomunitarias se aplica el IVA de una manera especial. La ventaja que ofrece el IVA intracomunitario a los empresarios y autónomos que exportan e importan dentro de la UE es que les permite no tener que cobrar o pagar el IVA en sus facturas con los clientes y proveedores de los países miembro, si bien para poderlo hacer hay que estar dado de alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI).

La factura intracomunitaria

La particularidad de la factura intracomunitaria reside en que, si tanto como cliente como proveedor tienen un NIF de operador intracomunitario (es decir, ambos están registrados como operadores intracomunitarios), en ella no aparecerá el IVA y deberán reseñarse esos NIF comunitarios.

En este artículo puedes ver qué debe contener una factura.

Cómo conseguir el NIF-IVA intracomunitario

Como ya se ha comentado, todos aquellos autónomos, profesionales o empresas que importan y/o exportan y quieran no aplicar el IVA de esas facturas han de inscribirse en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI).

Una vez aceptada la inscripción de solicitud e inscrito, se asigna un código denominado NIF-IVA, el cual debe quedar reflejado en las facturas cuando se vende o comunicarse al proveedor cuando se compra. Lo mismo debe realizar la otra parte.

Estos números de identificación fiscal intracomunitarios expedidos por la administración española forman parte del Censo VIES, y es el canal de transmisión de información relativa al registro del IVA que permite contrastar la validez de los números NIF-IVA con los que intercambies bienes o servicios.

Se trata de un número que se forma con el código de España “ES” y el número fiscal español, NIF. Por tanto, si el NIF de tu empresa es el B48909090 el NIF-IVA intracomunitario será ESB48909090. Una fórmula que se repite en todos los países que forman parte de Unión Europea.

Si quieres consultar si tu empresa o la de tu cliente o proveedor dispone de este número, puedes consultarlo en la web de la Comisión Europea, pinchando aquí o en el Censo VIES de la Agencia Tributaria, pinchando aquí.

La factura, ¿debe llevar IVA o no?

Lo primero que hay que tener en cuenta es si en la factura debe aplicarse el IVA o no. Las reglas generales, según el tipo de operación y cliente, son las siguientes:

A. Venta de bienes a empresas o profesionales

Para la venta de un producto a otra empresa o profesional de un país de la Unión Europea, no debes aplicar IVA en tu factura, siempre y cuando tanto tú como el destinatario estéis dado de alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI). Si no estás dado de alta, sí has de introducir el IVA que se aplique en tu propio país (España, 4%-10%-21%, según el tipo de producto

B. Venta de bienes a particulares. El Régimen Particular para las Ventas a Distancia

Cuando vendemos bienes a un particular miembro de la UE el IVA tributa en origen, es decir, la operación está sujeta en España. Por tanto, trataremos la operación como si de una operación nacional se tratase.

No obstante, hay una excepción a tener en cuenta, denominado Régimen Particular para las Ventas a Distancia.

Así, se entenderán realizadas en el país de destino (el país del cliente, cuyo tipo de IVA habrá de aplicarse) las entregas de bienes cuya expedición o transporte se inicie en España con destino a otro Estado miembro de la UE cuando el volumen total de las ventas efectuadas a dicho país durante el año precedente o a lo largo del año en curso exceda los límites establecidos en el Estado miembro comprador para la aplicación del régimen de ventas a distancia a particulares.

Como se desprende de la definición anterior, los límites están establecidos por cada Estado Miembro, oscilando entre 35.000 y 100.000 euros según el país.

Para la aplicación de este régimen particular es necesario que:

  • El transporte de los bienes se efectúe por el vendedor o por su cuenta.
  • Los destinatarios de las citadas entregas sean particulares o empresarios y profesionales sin NIF-IVA comunitario.
  • Los bienes objeto de dichas entregas no sean medios de transporte nuevos ni bienes objeto de instalación o montaje.

En resumen, un vendedor español repercutirá el IVA español en sus entregas a particulares miembros de la UE si anualmente no supera el límite fijado por cada país en el cómputo global de sus ventas a consumidores finales. Si supera ese límite o se acoge al Régimen Particular, tendrá que facturar a sus clientes particulares por el IVA establecido en el país de destino e inscribirse a efectos del IVA en dicho país para declararlo.

Un ejemplo de la aplicación del Régimen de Ventas a Distancia

La empresa navarra XYZ empieza en el año 2019 a vender sus productos a distancia a particulares franceses. ¿Cuál será el tratamiento de estas ventas por parte de esta empresa?

En un principio, XYZ facturará con el IVA español hasta que su volumen total de ventas a particulares franceses supere los 100.000 euros. Una vez superado este límite establecido por Francia, XYZ facturará con el IVA francés y tendrá que inscribirse en Francia para declarar este IVA.

No obstante, si durante el mes de diciembre de 2018 opta por el Régimen Particular de Ventas a Distancia, todas las ventas a particulares franceses durante los años 2019 y 2020 tributarán directamente en Francia por lo que deberá inscribirse en Francia para declarar este IVA.

C. Compra de bienes comerciales

Si se adquieren bienes con fines comerciales fuera de España, en la factura no se aplicará IVA de ningún tipo, aunque posteriormente deba declararse el IVA de la compra mediante una “autoliquidación” que consiste en que, en la declaración trimestral del IVA, lo declaras como soportado y, al mismo tiempo, como repercutido (de manera que el efecto sea neutro, como si estuvieras comprando a un proveedor nacional). Si el comprador está sujeto al Régimen Especial del Recargo de Equivalencia, tendrá que ingresar el IVA y Recargo no pagados, ya que para esos compradores ese IVA no es deducible.

D. Venta de servicios a empresas y profesionales

De manera similar a las ventas de bienes, si la venta consiste en la prestación de un servicio a una empresa europea, la factura va sin IVA. Ahora bien, esta empresa europea habrá de liquidarlo en su país a través de un procedimiento conocido como inversión del sujeto pasivo.

E. Venta de servicios a particulares

Igualmente, cuando el consumidor de un servicio es un particular, has de aplicar en la factura el IVA de tu país. Aunque hay algunas excepciones, como en el caso de servicios de telecomunicaciones, radiodifusión, televisión y electrónicos, para los que se aplicará el IVA correspondiente al país del cliente.

F. Compra de servicios

Si como empresario adquieres un servicio a una empresa de la UE, has de saber que tienes que realizar la autoliquidación del IVA, de la misma manera que si se hubiera adquirido un bien.

Declarar el IVA intracomunitario: Las operaciones intracomunitarias deben reflejarse tanto en las declaraciones trimestrales del IVA, como en el resumen anual que se realiza para las operaciones interiores (con clientes y proveedores del mismo país).Pero, además, una vez que empieces a operar a nivel intracomunitario nace una nueva obligación, la de cumplimentar el modelo 349 (resumen recapitulativo de operaciones con sujetos pasivos de la UE). Una declaración informativa que se presenta con diferente periodicidad (mensual, trimestral, anual) dependiendo de la facturación intracomunitaria de que se lleve a cabo:

  • Se presenta de manera mensual si el total de las operaciones intracomunitarias asciende a más de 50.000 euros.
  • Presentación trimestral: En el caso de que el cómputo general de las entregas de bienes y prestaciones de servicios no rebase los 50.000 euros.
  • Y de manera anual si los ingresos generados no han superado los 35.000 euros y las entregas de bienes a otro estado miembro no exceden los 15.000 euros.

 

La lucha de Hacienda Foral de Bizkaia contra el fraude (volumen 2019)

 Hacienda Foral conoce bien la importancia de contar con información (con mucha información); ahora, además, tiene a su disposición herramientas de inteligencia artificial que le permiten tratar de forma eficiente toda esa información.

El pasado 28 de febrero se publicaron los criterios generales de actuación de la Hacienda Foral de Bizkaia contra el fraude fiscal aplicables en este año 2019. Esta publicación coincidió con una nota de prensa en relación con el sistema Batuz que, sin duda, ha tenido más eco en los medios que los citados criterios generales de actuación.

Sin perjuicio de que en el futuro posteemos sobre esas novedades que aparecen en el horizonte 2021 de la mano del sistema Batuz, vamos a dedicar este post a subrayar lo que más nos ha llamado la atención del plan de lucha contra el fraude de la Hacienda Foral de Bizkaia en este año 2019.

Para empezar, destacamos una cuestión de índole más filosófica que práctica: Hacienda Foral de Bizkaia se autoimpone un nuevo objetivo en su ámbito de desarrollo, añadiendo, a su histórico foco en la lucha contra el fraude fiscal, la asistencia a los obligados tributarios en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.

No sabemos exactamente en qué puede traducirse esta novedad, lo iremos viendo. Sin duda, el nivel de asistencia general de la Hacienda Foral de Bizkaia a sus contribuyentes es muy destacable y envidiable en otras latitudes. Por eso, el que se pretenda mejorar, aunque se trate de un verdadero reto, es digno de ser destacado.

En el terreno más práctico, el primer pilar del plan de lucha contra el fraude lo componen las medidas preventivas. Con el objeto de concienciar a la ciudadanía del cumplimiento de sus obligaciones fiscales, Hacienda Foral de Bizkaia anuncia que seguirá formando a los escolares vizcaínos en educación tributaria y publicando el listado de personas deudoras con la Hacienda Foral. En esta línea de la prevención, intentará seguir sacando provecho de las tecnologías de la información y señala nuevos pasos en el desarrollo del proyecto Tic-ketBAI, buscando una mejora del control de los dispositivos de facturación, preferentemente, cajas registradoras. Durante el año 2019 se ultimarán las propuestas normativas para implantar este sistema que prevé persuadir de utilizar softwares de doble uso en aquellos establecimientos que realizan un número significativo de ventas en efectivo.

Por lo demás, se crea una unidad específica dedicada a los impuestos especiales en el organigrama de la Hacienda Foral y se mantiene el foco en la revisión de los datos censales, los registros de operadores intracomunitarios así como en la adopción de medidas cautelares para el aseguramiento del cobro de la deuda tributaria.

El segundo pilar del plan lo conforman las actuaciones de obtención de información, con el fin de acumular mucha y diversa información que, gracias a las cada vez mejores herramientas de inteligencia artificial, permitan optimizar la detección del fraude fiscal. En este ámbito destaca:

·         La utilización en 2019 de la información recabada de otras administraciones tributarias gracias a los acuerdos de intercambio de información automáticos y a los informes país por país. La información de estos informes se empleará, por ejemplo, en la detección de grupos de sociedades que se estén deduciendo gastos financieros artificiosos, con aplicación de la cláusula anti subcapitalización.

·         La verificación de la tributación de los contribuyentes no residentes en Bizkaia que realizan actividades en el territorio, en especial, el chequeo de la tributación de los cánones, royalties y dividendos satisfechos a estos por los contribuyentes vizcaínos.

·         Por su novedad, las actuaciones tendentes a obtener información respecto de proveedores de bienes y servicios a través de plataformas digitales, así como de entidades relacionadas con la tenencia y utilización de las criptomonedas.

·         La revisión de la correcta aplicación de los puntos de conexión y de localización de las operaciones previstos en el Concierto Económico, especialmente tras su reforma en 2018.

Respecto al ejercicio anterior, desaparece la mención expresa a las actuaciones de obtención de información sobre las entidades sin ánimo de lucro y sobre las operaciones en el sector inmobiliario.

Por último, en cuanto a las actuaciones de regularización y cobro, tercer pilar del plan, las principales novedades hacen referencia a:

·         Las actuaciones de comprobación y regularización de contribuyentes que hayan sido objeto de comprobación en años anteriores y que presenten indicios de fraude fiscal. Destaca el nivel de precisión con el que Hacienda Foral de Bizkaia subraya que se centrará en las personas comprobadas por:

o    El pago de dietas o rentas exceptuadas de retención y gravamen a su personal empleado.

o    La falta de declaración de rendimientos provenientes del arrendamiento de inmuebles.

o    La consignación de gastos privados en la determinación de sus rendimientos de sus actividades económicas.

o    La prestación de servicios en sectores de alto valor añadido con un alto porcentaje de operaciones destinadas a consumidores finales.

·         El reforzamiento del control de las obligaciones tributarias inherentes a los Impuestos Especiales, especialmente en el ámbito del sector de hidrocarburos.

La verificación de la correcta tributación de las obras de rehabilitación.

Nuevos cambios en la gestión del IVA intracomunitario

El Ministerio de Hacienda ha iniciado el trámite de consulta pública previa sobre la transposición al derecho español de la Directiva (UE) 2018/1910 del Consejo, de 4 de diciembre de 2018, por la que se modifica la Directiva 2006/112/CE en lo que se refiere a la armonización y la simplificación de determinadas normas del régimen del Impuesto sobre el Valor Añadido en la imposición de los intercambios entre los Estados Miembros.

En este sentido, en los próximos meses verá la luz una sustancial modificación de la Ley del IVA que afecta a la fiscalidad de las operaciones intracomunitarias, concretamente a las existencias en reserva, a las operaciones en cadena y a los requisitos para poder aplicar la exención en las entregas intracomunitarias.

Existencias de reserva o mercancías en consigna.

Las existencias de reserva, más conocidas como mercancías en consigna, son aquellos bienes comprados pero almacenados por el proveedor hasta que se necesiten o se vendan, momento en el que serán transportados. Por tanto, en el momento del envío de los bienes a otro Estado miembro, el proveedor ya conoce la identidad de la persona que adquiere los bienes, al que se entregarán en una fase posterior tras su llegada y almacenamiento en el Estado miembro de destino.

Actualmente, esta situación da lugar a una entrega en el Estado miembro de origen de los bienes y a una operación asimilada a una adquisición intracomunitaria en el Estado miembro de llegada de los bienes, seguidas de una entrega interior en el Estado miembro de llegada, por lo que el proveedor debe de disponer de un Número de Identificación Fiscal a efectos del IVA (NIF-IVA) en dicho Estado miembro.

Con la nueva normativa se simplifica y armoniza este tipo de operaciones, de tal forma que cuando se cumplan una serie de condiciones (acuerdo entre las partes, proveedor sin establecimiento permanente en destino, identificación del adquirente y declaración recapitulativa de la operación) directamente darán lugar a una entrega intracomunitaria de bienes exenta en el Estado miembro de partida para el vendedor y una adquisición intracomunitaria en el Estado miembro de llegada para el adquirente.

Operaciones en cadena.

Las operaciones en cadena se refieren a sucesivas entregas de bienes que son objeto de un único transporte intracomunitario.

De acuerdo con la Directiva, la circulación intracomunitaria de los bienes solo debería imputarse a una de las entregas y solo esa entrega debería beneficiarse de la exención del IVA prevista para las entregas intracomunitarias, mientras que las demás entregas de la cadena deberían ser objeto de gravamen y requerir la identificación a efectos del IVA del proveedor en el Estado miembro de entrega.

Así, cuando se entreguen sucesivamente los mismos bienes y dichos bienes sean expedidos o transportados a partir de un Estado miembro a otro Estado miembro directamente desde el primer proveedor hasta el último cliente en la cadena, la expedición o transporte intracomunitarios se imputará por defecto a la entrega realizada por el proveedor al operador intermediario. No obstante, el transporte podrá imputarse únicamente a la entrega posterior de los bienes por parte del operador intermediario cuando éste le haya comunicado al proveedor un Número de Identificación Fiscal a efectos del IVA asignado al mismo por el Estado miembro de partida de los bienes.

Requisitos para le exención en las entregas intracomunitarias de bienes.

Se trata del cambio más importante y que afecta a todos los operadores intracomunitarios.

Actualmente, la exención del IVA en las entregas intracomunitarias está condicionada a que se produzca el efectivo transporte de los bienes al territorio de otro Estado miembro y que el adquirente sea un empresario o profesional o una persona jurídica identificada a efectos del IVA en un Estado miembro distinto del transmitente. Este hecho se puede comprobar fácilmente a través del censo VIES si el adquirente dispone de un NIF-IVA al haberse dado de alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI), pero no es un requisito como tal como ya analizamos en un comentario anterior sobre la falta de inscripción en el ROI.

Importante:

La inclusión del NIF-IVA del adquiriente en el censo VIES, asignado por un Estado miembro distinto del de inicio del transporte, se convierte en una condición material y no formal para la aplicación de la exención en las entregas intracomunitarias.

Pues bien, con la nueva normativa europea, la aplicación de la exención en las entregas intracomunitarias de bienes va a quedar condicionada, además de la prueba del transporte intracomunitario, a que el empresario adquirente disponga de un NIF-IVA asignado por otro Estado miembro, distinto del Estado miembro de partida, que esté incluido en el Sistema de intercambio de información sobre el IVA (Sistema VIES) y, además, a que el proveedor haya incluido la información relativa a dicha operación de forma correcta en la declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias correspondiente (modelo 349).

Evidentemente, a partir de la entrada en vigor de esta modificación, si no se cumple alguno de los nuevos requisitos deberá actuarse como si el cliente fuera un particular y emitirle la factura con IVA español, IVA que en cualquier caso será exigido por la Administración Tributaria.

Estos cambios en la Ley del IVA deben publicarse antes del 31 de diciembre de 2019, con efectos a partir del 1 de enero de 2020.

¿Es embargable la indemnización por despido?

Tanto trabajadores como empresas suelen tener claro que, si se da la circunstancia de tener que proceder al embargo del sueldo del trabajador, el mismo se practica en función del importe que se percibe y aplicando al mismo determinados porcentajes por tramos.

En efecto, nos referimos al Artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que señala:

1. Es inembargable el salario, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional.

2. Los salarios, sueldos, jornales, retribuciones o pensiones que sean superiores al salario mínimo interprofesional se embargarán conforme a esta escala:

1.º Para la primera cuantía adicional hasta la que suponga el importe del doble del salario mínimo interprofesional, el 30 por 100.

2.º Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un tercer salario mínimo interprofesional, el 50 por 100.

3.º Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un cuarto salario mínimo interprofesional, el 60 por 100.

4.º Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un quinto salario mínimo interprofesional, el 75 por 100.

5.º Para cualquier cantidad que exceda de la anterior cuantía, el 90 por 100.

Por tanto, el sueldo no se embarga en su totalidad, sino por tramos y en porcentajes. Existen, no obstante, algunas precisiones a tener en cuenta en el resto de apartados del Artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, cuya lectura recomendamos.

Pero la cuestión, sin embargo, no está tan clara cuando se va a despedir, o se ha despedido al trabajador, y sigue vigente la obligación de embargar. Es entonces cuando surge la pregunta clave: ¿la indemnización por despido es embargable?. Y a esta pregunta siguen otras, como ¿se embarga igual que el salario?, y ¿qué ocurre con el saldo y finiquito?.

Vamos a tratar de dar respuesta a esas preguntas poco a poco. Para responder a la primera, ¿la indemnización por despido es embargable?, tenemos que acudir al Artículo 26.2 del Estatuto de los Trabajadores, que establece:

 

2. No tendrán la consideración de salario las cantidades percibidas por el trabajador en concepto de indemnizaciones o suplidos por los gastos realizados como consecuencia de su actividad laboral, las prestaciones e indemnizaciones de la Seguridad Social y las indemnizaciones correspondientes a traslados, suspensiones o despidos.

A la vista de lo anterior, y de lo dispuesto en el ya citado Artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, podemos decir que ni las indemnizaciones o suplidos de gastos, ni tampoco las indemnizaciones por traslados, suspensiones o despidos tienen la consideración de salarios y, por tanto, no les resultan aplicables los límites y tramos previstos para el sueldo.

En resumen...

Las indemnizaciones previstas en el Artículo 26.2 del Estatuto de los Trabajadores, incluida la de despido, sea objetivo o improcedente, son embargables en su totalidad, sin aplicación de ningún límite más que el del importe de la deuda.

Por tanto, y respondiendo a la segunda pregunta, no se embarga igual que el salario porque ni existe mínimo inembargable ni se le aplican los tramos y límites del Artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Y qué ocurre con el saldo y finiquito...

El finiquito incluye, en su caso, las cantidades correspondientes al salario del trabajador por los días del mes en curso en el momento de cesar en el trabajo, la cantidad correspondiente a las vacaciones legales no disfrutadas y el importe de la parte proporcional correspondiente a las pagas extraordinarias hasta la fecha del despido; siempre que no las haya cobrado ya o, en su caso, las tenga ya prorrateadas en las nóminas mensuales

Todas estas cantidades se consideran salario, conforme al Artículo 26.1 del Estatuto de los Trabajadores, por cuanto que se trata de percepciones económicas de los trabajadores por la prestación profesional de los servicios laborales por cuenta ajena, que retribuyen el trabajo efectivo o los periodos de descanso computables como de trabajo.

Por tanto, y respondiendo a la última pregunta, a las cantidades correspondientes al saldo y finiquito sí se le aplican los límites y tramos del Artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, porque forman parte del salario.

Finalmente, una cautela: Se debe prestar especial atención a la orden de embargo, para saber si ordena embargar sueldos y salarios, o si ordena embargar cualquier percepción que perciba el trabajador. En el primer caso no se podría embargar la indemnización porque no es sueldo o salario. En cambio, en el segundo caso, sí.

Página 1 de 6